La película recrea el verano de 1989 en Chicago,